“El dilema del abogado”

Estándar

A la hora  de negociar para un tercero nos podemos encontrar ante el “dilema del abogado”, es decir, los principios de la parte a quién representamos pueden congeniar con los nuestros o no.

En un entorno profesional, la actitud del negociador debería ser la misma sea cual sea el caso, pero ¿se actúa de la misma forma en los dos supuestos?

Mi respuesta es no, lo más eficiente sería que el negociador congeniara con los principios del representado. Por ejemplo,la eficiencia de Bush negociando o mediando en el nombre de Palestina, puede ser por lo menos más que dudosa. No podemos negociar un sueldo mayor si realmente creemos que no lo merecemos, en algún momento nos vendremos abajo y haremos ver al jefe nuestra imagen oculta.

Los abogados se encuentran ante ésta lucha de principios y valores constantemente durante su vida profesional, lo que les hace tener este “dilema” muy presente.

 

Un comentario »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s